Nuestros principios urbanísticos

A partir de la adhesión de la Fundación Igualar a la Agenda 2030 de la ONU, la cual establece Objetivos de Desarrollo Sostenible, fundamentamos nuestra posición en los temas de Habitat,  desde las respuestas que el Urbanismo y la Planificación Urbana y territorial pueden abarcar, como producto de políticas públicas basadas en principios de igualdad, inclusión y justicia social, que actúen en la conformación de la estructura social y espacial de nuestras ciudades y territorios.

Las problemáticas que presentan los asentamientos humanos, las desigualdades, se repiten y multiplican con la presencia de gobiernos liberales, agudizando la polarización espacial en ciudades y territorios con áreas que quedan incluidas, altamente cualificadas, con muy buena oferta de servicios urbanos , frente a sectores que permanecen en la exclusión, la marginalidad, a veces en situaciones críticas de extrema pobreza, en condiciones de hábitat, que atentan contra un normal desarrollo de la vida y la salud.

Este fenómeno de desigualdad, de polarización económica y social, que va conformando determinada estructuración espacial, se manifiesta en distintas escalas, a nivel nacional, provincial y local.

Nuestra Provincia de Santa Fe presenta un territorio con alto grado de desequilibrios regionales, con una alta concentración de población, desarrollo económico, oferta de servicios urbanos, congestionamiento en las vías de comunicación, en las ciudades del sur provincial, y un norte con bajas densidades de población, escasas vías de comunicación,  regiones que tienden a desertizarse, pueblos de 200, 500 y 1000 habitantes, con tasas negativas de decrecimiento poblacional.

En este sentido, en nuestra Provincia de Santa Fe no existen políticas de distribución de población y desarrollo económico y social, que tiendan a un reequilibrio regional.

La Ciudad de Rosario, y su Región metropolitana, una de las aglomeraciones urbanas más importantes del país, presenta en su mapa territorial fuertes desequilibrios, con un alto grado de polarización económica y social, con ghettos de riqueza, sectores con una alta oferta de servicios,  y por  otra parte, barrios con agudas carencias de servicios urbanos básicos, sin las elementales condiciones para el desarrollo de una vida digna.

El carácter interdisciplinar del Urbanismo y la Planificación urbana y territorial debe incluir el debate sobre las políticas públicas adoptadas por una gestión de gobierno, ya que inciden directamente en la conformación física de las ciudades y los territorios.

En este sentido, el empleo y el trabajo se definen como factores fundamentales en la estructuración espacial, ya que al influir en mayores o menores niveles de pobreza, puede determinar, por ejemplo, el aumento o la disminución de los barrios populares, áreas marginadas, etc.

Toda gestión de gobierno debe garantizar el derecho de todos los habitantes al acceso del agua, a la soberanía alimentaria, a una vivienda digna, a la atención de la salud, al acceso a la educación, etc

En este sentido, el Urbanismo, la Planificación Urbana y territorial, una vez definidos estos objetivos en la Gestión de gobierno, puede acompañar, y debe abocarse a la distribución y organización en el territorio de la distribución racional de estos derechos humanos.

Es importante definir qué entendemos por Urbanizar las áreas en situación crítica de las ciudades, de barrios populares, abigarrados de viviendas precarias, donde no accede el transporte público, ambulancias, camiones de bomberos, policía, etc.

Es necesario establecer que urbanizar no incluye sólo apertura de calles, entrega de magros fondos a veces, o materiales, para la mudanza a otro lugar de las familias que ocupaban dichas calles .

Urbanizar significa mucho más, y existen experiencias latinoamericanas que han avanzado en este sentido, comprendiendo y asumiendo la ejecución de políticas urbanas, que verdaderamente pudieron significar una mayor inclusión en la ciudad, de esos habitantes hasta entonces marginados.

Además de apertura de calles, y en algunos casos, tendido de algún tramo de red de agua potable o desagües cloacales, debemos pensar que Urbanizar significa que todos los habitantes de un barrio habiten en una vivienda digna, con las infraestructuras de servicios básicos urbanos, agua potable, desagües cloacales, red de gas natural, energía eléctrica, calles asfaltadas, sin riesgos de inundabilidad, equipamientos comunitarios: centros de salud, guarderías maternales y jardines de infantes, escuelas primarias y secundarias, escuelas de oficios, centros culturales, centros deportivos, acceso al transporte urbano, etc

Algunas ciudades incluyen también en sus planes de urbanización, oficinas de generación de empleo y trabajo, como apoyo a la economía popular.

Estas Políticas públicas, plasmadas en obras, de acuerdo a Planes de prioridades, a través de Objetivos y Líneas directrices de un Plan Urbano, podrían generar reequilibrios socio-espaciales, que conducirían a una sociedad y a una ciudad más justa e igualitaria.

Los países que han trabajado en ello, tienen menores niveles de inseguridad

Las ciudades muy desiguales pertenecen a sociedades enfermas.

Las ciudades igualitarias son las ciudades más sostenibles.

Arq Cristina Pradolini

Un comentario de “Nuestros principios urbanísticos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *