Las mujeres e identidades disidentes venimos siendo protagonistas de luchas a lo largo y ancho del territorio Argentino. El avance del movimiento Feminista es el que hoy ha logrado poner en agenda pública derechos específicos que deben ser amparados mediante legislación y política pública.

Sin embargo, si bien existe este reconocimiento legal y político, no podemos pensar que los derechos de las mujeres se conocen y se cumplen en todas las instancias de interacción social. Todavía nos falta recorrer un camino que, por un lado, nos asegure a todxs el conocimiento de estos derechos, y por otro, y este es el desafío mayor, queremos que estos derechos se materialicen en prácticas concretas y ciudadanas para generar mayor igualdad entre géneros.

Este espacio de formación en el que venimos trabajando,nace el año que se realizó por última vez el encuentro nacional de mujeres en nuestra ciudad, a partir del reconocimiento de era necesario generar espacios de reunión, formación, y acción conjunta que permitan que la teoría y la práctica del feminismo se enraíce en nuestra vida cotidiana.

A lo largo de 3 años la escuela estuvo desarrollando estos espacios de participación y debate a cargo de mujeres profesionales, especialistas en las problemáticas que enfrentamos las mujeres de la Ciudad de Rosario y la provincia de Santa Fe.
El público hacia el cual nos dirigimos son estudiantes, profesionales y trabajadores/as que buscan un espacio de formación y organización en el cual repensar sus prácticas cotidianas y transformar la realidad de nuestra comunidad.
Y es en este marco, que desde la escuela nos detuvimos a pensar en cómo pasar de la teoría a la praxis, teniendo en cuenta que el feminismo es esto, replantearnos todo el tiempo cómo tejemos redes entre la comunidad para poder estar al servicio de las problemáticas que sufrimos las mujeres día a día.

Este año nos encontramos frente a un desafío, crear nuestro propio espacio cultural en la ciudad de Rosario, junto a la Fundación Igualar.